domingo, 11 de enero de 2009

Donde la ciudad se llama Candel



HABLA SIL

Estaba yo, hace unos minutos, entretenida leyendo los post dejados por nuestros compinches, que han decidido perdurar nuestros recuerdos y amistades, desde el reducto del nuevo blog de La Bascula, independientemente de los cambios que puedan acontecer, en La Bascula No Virtual, después de que nuestro amigo el Petrus, fuera desalojado, bajo amenazas de escatimación intempestiva y devaluación del trato social, de su provechoso puesto en la dirección de la misma...

Así que estaba yo ahora mismo, leyéndome esos post, cuando ha aparecido ante mis ojos, una frase, que como un torbellino, me ha inducido al poco rato, a abrir este post que estáis leyendo ahora mismo, y que esta basado, en el comentario, que inmediatamente después, he dejado en el blog de La Bascula Virtual, y que es esto que vais a leer a continuación....ahí va el coment...después de la fotico...



COMENTARIO DE SIL EN EL BLOG DE LA BASCULA VIRTUAL

Ya que en este post se ha dicho la frase....
"donde la ciudad pierde su nombre"...
yo quisiera hacer un inciso, en cuanto a un libro que se dedico a este mismo barrio (La Zona Franca que es donde esta ubicada La Bascula Analógica), un libro que se llamaba....
"Donde la ciudad cambia de nombre" y que estaba escrito por Francisco Candel (EPD). que era vecino del barrio, y que escribió este libro, no sin cierto tono de inofensiva ironía, en cuanto a lo descabelladas y truculentas que eran las vidas de la comunidad gitana predominante en el barrio, y que fue el motivo por el cual, el pobre Candel, estuvo un tiempo sin poder salir de su casa, bajo la amenaza de juramentos iracundos de sus vecinos gitanos, por haberse inmiscuido, y hechas publicas, partes escabrosas de sus vidas, pero que en realidad, no había malicia en ello. Era un libro muy divertido y entrañable escrito como si fuera un comic, lleno de personajes, tan reales como inconcebibles.
Ya cuando Candel se hizo mayor, recibió múltiples homenajes ciudadanos....de este y de otros barrios ...
y por una de esas casualidades de la vida, acabó siendo un gran amigo de mi madre, pues se conocieron en el Clinico, estando él como paciente y mi madre como experta y eficiente, aunque cachonda y jovial, como su hija, yo, haciendo gustosamente su labor de auxiliar de clínica, y allí comenzaron con una amistad que habría de perdurar durante años......pues Candel era un buen tipo, culto, muy llano, rojillo , un poco activista, y apoyó a multitud de escritores noveles

SIL.SOL.SAL.
(fin del coment, y otra excusa para poner una foto)


ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇçççççççççÇÇÇÇÇÇÇÇççççççççççççÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ

A continuación os dejo con una entrevista que le hicieron al propio Candel sacada de la red....después de otra fotico con la excusa de entreacto...




Entrevista a FRANCISCO CANDEL
para Anika Entre Libros
Por Manel Haro

ENTREVISTA INÉDITA DE ARCHIVO recuperada para nuestros lectores:(los de Anika entre sus libros)

INTRODUCCION

Francisco Candel nació en Casas Altas (Valencia), pero de pequeño se trasladó a un barrio suburbial de Barcelona. Allí gestó su primer gran éxito, Donde la ciudad cambia su nombre. Una novela escrita en 1957 y en la que reflejaba la vida pobre y violenta de sus vecinos. Candel decidió poner los nombres reales y eso le costó varios disgustos, como tener que declarar ante un juez, que prohibieran la venta de la novela, tener que rectificar por radio y lo peor, aguantar la amenaza de sus vecinos, hombres de barrio, que solo creían en aquello de cobrarse la justicia por su mano. La prensa se hizo eco de estos hechos y lo calificaron como “el caso Candel”.

Muchos años después, en 2002, le hice una entrevista sobre lo que ocurrió con aquella polémica novela.
...Lo cierto es que el único error que pude haber cometido fue poner los nombres reales de los personajes, de los vecinos del barrio. Si hubiese puesto nombres diferentes, quizá no hubiese pasado tanto. De ese modo la gente se vio reflejada y les molestó...(la entrevista ...después de la fotico)....



LA ENTREVISTA

¿Por qué se animó a escribir sobre los barrios de la Zona Franca de Barcelona?

Francisco Candel:

Principalmente porque yo vivo aquí; nací en Casas Altas (Valencia), pero siendo muy pequeño me trasladé a Barcelona y viví durante algunos años en las Casas Baratas (Barcelona). Luego vine a la Zona Franca. Mi novela Donde la ciudad cambia su nombre es principalmente sobre las Casas Baratas.



¿Cómo diría que ha sido la imagen que ha dado del barrio?

Francisco Candel:

Yo lo que hice es hacer una fotografía del barrio, es decir, puse en mi libro lo que sucedía. Eso teniendo en cuenta que la gente vivía muy junta, las puertas de las casas siempre estaban abiertas a la calle, eran casas pareadas y había mucha vida en la calle. Eso provocaba que, en ocasiones, hubiese conflictos entre los vecinos. Yo simplemente recogí la vida de las Casas Baratas y lo puse en el libro.



Muchos vecinos se quejaron de que la imagen que usted dio de ellos era incierta, inventada y muy negativa. ¿Cree usted que se ajusta a la realidad la imagen que ha dado de ellos en su obra?

Francisco Candel:

Cuando se refleja a la gente sus aspectos negativos, es normal que se molesten. Ellos ven que salen mal retratados y protestan porque no les gusta esta manera de describirlos en el libro. Lo cierto es que el único error que pude haber cometido fue poner los nombres reales de los personajes, de los vecinos del barrio. Si hubiese puesto nombres diferentes, quizá no hubiese pasado tanto. De ese modo la gente se vio reflejada y les molestó. Pero eso es normal.

(es la hora de otra fotico pero la entrevista no terminó todavia)





¿Por qué escogió el título Donde la ciudad cambia su nombre?

Francisco Candel:

En realidad el título no lo escogí yo, fue el editor. Yo quería que la novela se llamase El dado, porque en esa época estaba de moda Delibes, Cela… y sus títulos eran, por ejemplo, La colmena, como símbolo de concentración de gente.
Un dado es una figura de seis caras con facetas diferentes y por esa razón quise llamarlo así, pero cuando hablé con el editor, me dijo que lo primero que debía cambiarse era el título. Se pensó en varios y al final se puso ese, Donde la ciudad cambia su nombre.
La gente tiene una imagen de Barcelona muy positiva, pero muchos no conocen las zonas suburbiales, porque las Casas Baratas es zona suburbial. Aunque ahora se les llama periféricas. Se crea una imagen de Barcelona muy buena hasta que entramos en estas zonas y ahí la Barcelona que todos conocen empieza a perder su nombre, su buen nombre. Debo reconocer que me costó encontrar ese título.



¿Se esperaba usted la reacción de sus vecinos?

Francisco Candel:

No, para nada. Yo creí que nadie iba a leerlo, pero resultó que el libro se compró, se leyó y se le criticó, claro.



Dice usted que en ¡Dios, la que se armó! que había vecinos especialmente molestos como “el Marcelino”. ¿Qué pasó con esta gente? ¿Los recuerda?

Francisco Candel:

Sí que los recuerdo, de hecho al Marcelino, que todavía vive (1), lo veo a veces por la Zona Franca con su bolsa de la compra y dando grandes zancadas. De aquella gente no quedan demasiados con vida (2), por ejemplo “El Perchas” murió. “El Perchas” y el Marcelino eran personas que la justicia se la tomaban por su mano. Si alguien les hacía algo, ellos debían devolverla, no esperaban a nada. Cuando vieron el libro, se molestaron mucho conmigo y formaron una buena. Pero bueno, todo acabó bien, el Marcelino y yo nos hicimos muy amigos. Incluso una vez me dijo que él me daría temas para que yo escribiese libros. Acepté y me trajo un papel en el que ponía “de cómo me fui a vender ajos a Sabadell y me peleé con uno” (risas). Le dije “pero, Marcelino, ¿qué hago yo con esto?”. Él me respondió que yo sabía hacerlo y que sacaría de ahí un libro.
(1) Ya no vive, murió el 28 de diciembre de 2006 (era mi abuelo).
(2) Hace pocas semanas murió el último de los personajes de la novela. Ahora solo queda vivo el autor. Paradojas de la vida.


Todo un personaje el Marcelino. Parece invención de Dickens.

Francisco Candel:

(Risas) Una anécdota de este hombre fue la siguiente: vino una estudiante alemana a las Casas Baratas para hacer una tesis doctoral sobre el libro, ya que había leído una traducción al alemán. Quiso ver a varios vecinos, entre ellos el Marcelino. Le llamó a la puerta y salió la Rosalía, su mujer. La alemana le dice “quisiera conocer al Marcelino”. El Marcelino gritó: “Rosalía, trae la barra de hierro”. Cuando la trae, la coge y se la pone entre el puño y el pecho y con la fuerza la dobla. A continuación dice mostrando la barra torcida: “éste es el Marcelino”. Era peculiar, sin duda (risas).

(una image por aquí, otra imagen por allá, y esta que llevo en el portapapeles, aqui mismo la voy a pegar)


Sus vecinos, sus personajes, lo llevaron a juicio. ¿Cómo vivió eso?

Francisco Candel:

Primero un vecino del barrio dijo un día que iba a ponerme una querella. La puso pero el juez no le hizo caso. Luego el abogado de Juan de Dios, que es el que en la novela comete el crimen, puso otra querella y a éste sí que le hicieron caso. Aunque tampoco pasó nada del otro mundo.



Francisco, no todo fueron malas críticas. Algún crítico dijo que usted era superior a Cela y que en pocos días se vendieron más de 300 ejemplares.

Francisco Candel:

Sí, con ese libro empecé a tener un nombre dentro de la literatura. A partir de ahí, vendía bastante.



Una lanza por el Francisco Candel, de Ángel Carmona. ¿Lo recuerda?

Francisco Candel:

Sí, lo recuerdo. Fue un artículo precioso y muy bueno.



Un tal García Castañeda le envió una carta de apoyo desde Cuba. ¿Se daba cuenta del alcance que tenía su obra?

Francisco Candel:

Sí, García Castañeda era una persona que vivía en Cuba y que le había sucedido algo similar a lo que me pasó a mí. Pero bueno, él dijo que a mí me habían dado una paliza y no fue así.



Manuel de Pedrolo dijo que rara vez podríamos encontrar una historia en que el telón de fondo fuese un barrio suburbial, alabando así a Donde la ciudad cambia su nombre y Últimas tardes con Teresa, de Marsé.

Francisco Candel:

Sí, es que no te encuentras fácilmente con una novela en que se describa un barrio suburbial como la Zona Franca o como el barrio chino. Juan Marsé sí lo hace en este libro que has nombrado. Otros escritores que también se dedican a esto son Vázquez Montalbán (3), Eduardo Mendoza… Son grandes escritores y en libros como Los mares del sur, La ciudad de los prodigios, hacen referencia a esa Barcelona tan poco frecuente.
(3) Murió en Bangkok en 2003.



¿Será que es difícil escribir sobre zonas suburbiales?

Francisco Candel:

Escribir no es fácil. Sea sobre una zona suburbial o no. Yo tuve la ventaja de que vivía allí mismo, en las Casas Baratas, pero aun así no fue fácil. Hubo gente que me decía “yo también puedo escribir lo que tú has escrito, lo único que has hecho ha sido poner lo que ves, eso lo hace cualquiera”. Yo les animaba a que escribiesen si tan claro lo tenían. Al cabo del tiempo les preguntaba cómo iban sus novelas y me respondían que lo habían dejado debido a su dificultad. Por lo tanto es difícil.
Esta novela que escribí no era una novela típica de planteamiento, nudo y desenlace, sino una simple fotografía de lo que pasaba entonces. Por eso decían que era fácil escribir algo así. Pero se dieron cuenta de que no era así.



O sea que ser escritor cuesta…

Francisco Candel:

Sí que cuesta, además lo peor es que es complicadísimo publicar. Siempre puedes presentarte a un premio literario para que alguien se lea la novela, pero incluso eso es complicado, porque la mayoría están amañados. El Planeta es uno de ellos, es el más tramposo de España. Además, las novelas que premia no son demasiado buenas. A Juan Marsé por ejemplo lo premiaron por La muchacha de las bragas de oro, su peor novela. Es cuestión de tener suerte en esto de ser escritor.



No me cabe la menor duda. Francisco, última pregunta. ¿Se arrepiente de haber escrito lo que ha escrito sobre las Casas Baratas?

Francisco Candel:

No, lo único que podría haber cambiado son los nombres, en lugar de poner los auténticos, pero por lo demás no me arrepiento de nada.

(fin de la entrevista que aprovecho para endosaros otra afotico)



ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇççççççççççççççççççççÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇççççççççççççççççç

HABLA SIL.

Y esto que os incorporo a continuación, es un pequeño texto extraído de un blog llamado "estupendo ¿y ahora qué?" y que representa un poco, esta forma tan imperiosamente desconcertante de manifestarse la apabullante lógica Calé, que a Candel tanto le inspiraba....ahí va el texto...después de otra afoto claro...



TEXTO EXTRAIDO DE LA RED

Candel tiene muchos amigos, y tiene amigos del barrio que fueron a la escuela cuando niños, con él. Amigos que trabajan de limpiabotas, de barberos, de mecánicos ajustadores y mecánicos electricistas, y, los más, de peones en la construcción, llevando gavetas de mortero sobre la cabeza en complicados equilibrios sobre los andamios. Algo más útil que el escribir y que también les da más dinero, más dinero que al Candel, se entiende. (...).

El José, manobra sin trabajo, insistió en una ocasión:
- Dime cómo comienza la novela, la primera línea, al pie de la lera.
- ¿Para qué?
- Por na. Yo quiero saberlo.
Los otros amigos lo disuadían.
- No seas pelma.
- Vosotros os calláis. Vosotros no entendéis. Vosotros...

El Francisco Candel, el Candel, el Paco, como le llaman sus amigos, al final, un día, se lo dijo:
- Empieza así: Solloza en viento entre los pinos.
Y ni más ni menos El José, al pronto, se calló, pero luego se repuso para decir.
-¡El viento no solloza!
El Candel se encogió de hombros.
- Como quieras.
Los demás dijeron:
- No seas pipa.
Y la cosa no pasó de ahí."

(fin del texto, lo cual me recuerda que aun me queda una foto con la cual agasajaros)


(y ahora ni una foto mas por hoy, tenia el texto justo, para colocar bien repartidas, todas las fotos que tenia, recogidas de guugel , lo cual, su disposición entre el texto, es solo un truco para que el texto no os parezca tan largo, y no os vaya a dar pánico, como si fuera un deber forzoso, el ponerse súbitamente concentrado para leer durante tanto rato, además de parecer estar participando de una conversación, en la que solo habla el otro, yo lo comprendo, a veces leer puede resultar un esfuerzo incomodo y a mi también me pasa, los textos largos me asustan, pero en esto pasa un poco como, en el tirarse a la piscina, primero te cortas, pero una vez estas dentro, si el agua esta buena, ya no saldrías)

SIL.SIL.SIL.



ÇÇÇÇÇççççççççççççççççÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇçççççççççççççççççççç
Cuenta tu mismo tu historia

No dejes que la historia del "Punk Barcelonés" quede sin contar...

o que sea contada para...
fines lucrativos por algún medio oportunista-comercial...

Apoya "La Escena Catalana" desde el futuro de los 2000

No dejes que otros cuenten tu historia por ti

Cuenta que pasó en realidad

Cuentalo TU

No hay comentarios: