sábado, 26 de abril de 2008

La paja romántica....

Si las muñecas no fueran tan bellas....
........Las chicas no se disfrazarian de muñecas........
Pues aquí hay un intercambio de roles un tanto absurdo ¿ como va a tener mas valor una muñeca que una joven de carne y hueso? ¿y como una mujer de carne y hueso para atraer a los hombres y ser sexy, tiene que tratar de parecerse a una muñeca o a un comic de manga....?

Ahora voy a generalizar, lo cual ya se que es una estupidez, ustedes perdonen y no se lo tomen a mal, porque no es en plan de critica....

¿Que buscan los hombres en las mujeres, sexo, belleza o amor?.

He conocido hombres muy enamorados de señoras, como también puedo imaginar que hombres con ciertas dificultades para relacionarse, prefieran el uso de, o bien de la prostitución, o bien si su dificultad de comunicación es aun mas pertinaz, el uso de muñecas hinchables.

¿Pero que sucede cuando estas muñecas son tan perfectas, que son hasta incluso mas bellas que las mujeres reales?, ¡cual es el impulso entonces?, pues sin duda el que sea mas fácil imaginar, que el que este hombre solitario, tenga la compañía de una mujer de verdad a su lado, así a pesar de tratarse de un medio que sirva para desahogar testosterona acumulada, tambien da sensacion de compañia, de digna y bella compañía, ¿así que buscan, sexo o amor o belleza?,

Tal vez busquen la mujer perfecta que según ellos no existe mas que para el cine o entregadas a los hombres poderosos, mujeres que nunca dicen que "no", abnegadamente sensuales, y siempre con las medidas deseables en forma de curvas sinuosas.

Pero aquí hay una sutileza que en favor de la mujer no se esta teniendo en cuenta, y es que hay ciertos polvos rápidos, que sirven solo al desahogo del hombre exclusivamente y no es una forma de la cual hayan de disfrutar los dos.

Así pues no todos los polvos servirían para lo mismo, sino que deberían ser reconocidos, los polvos para que unos se desahogasen, o los polvos para que disfruten ambos como pareja, y con esto aclarado no haría tampoco falta en recurrir al famoso "No puedo, tengo dolor de cabeza"...del que tantas veces se nos acusa a las féminas de desgana, porque si se hiciera la distinción, entre una simple necesidad de desahogo que solo es digno de un golpe de manopla....a diferencia de si es para jugar a juegos sexuales en los que una pareja bien entendida han de divertirse los dos o si no, no vale....una vez admitida esta diferencia.....las eyaculaciones a los 5 segundos tampoco serian un tópico a admitir del genero masculino, puesto que el juego no tiene prisa, y sea el transcurso largo o corto, si la intención ha sido regalarse los dos, bien premiados sean, aunque sea solo con el intento....

Pero eso ya es mas que elegir tener como novia una preciosa muñeca de plástico japonesa, porque en algún momento de la vida, todos hemos de aprender a relacionarnos con los demás, sino, luego hay crímenes y asesinatos de mujeres, provocados por la frustración de que no se ha tenido la humildad de tratar de superar por encima del orgullo de macho, el respeto por la sensibilidad ajena...ni el trato de dialogo...ni los acuerdos tácitos....

Pues en ese caso aquí solo ha habido un "yo" imponiéndose todo el rato sobre otro "yo", que no lo ha resistido, y cuando en los fueros de macho, la mujer decide pasar de largo de aquel otro "yo", es cuando el poco domesticado orgullo le mete a ese tio una ostia que le deja tonto, y es por eso, por orgullo mal entendido, que se producen este sinfin de crímenes domésticos....

Una paja en su momento, es buen royo para el juego de mañana, ¡eso es una paja romántica...!

SIL.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Cuenta tu mismo tu historia

No dejes que la historia del "Punk Barcelonés" quede sin contar...

o que sea contada para...
fines lucrativos por algún medio oportunista-comercial...

Apoya "La Escena Catalana" desde el futuro de los 2000

No dejes que otros cuenten tu historia por ti

Cuenta que pasó en realidad

Cuentalo TU

1 comentario:

Gorry dijo...

Existe un fenomenal relato de Charles Bukowski, titulado "Amor por 17,50$", que trata precisamente sobre este tema, con la singularidad en la que el inimitable Bukowski trata cualquier tema. Lo único que varia es que en este caso no se habla de una muñeca inchable sino del maniquí de una tienda de moda. Relato sin desperdicio...