jueves, 14 de febrero de 2008

Siniestro Total...el don de la ironìa exacerbada





Recuerdo que una de las maravillas del punk en aquellos días, es que cada nuevo grupo que salía, le daba un nuevo giro a la teoría del punk.



Hasta que no aparecieron los GBH, los Exploited, o otros como los Discharge...etc, cada grupo que había salido con anterioridad tenia la libertad de que no había una manera especifica de sonar a punk, por lo tanto la inventiva de cada nuevo grupo representante agregado, creaba una detrás de otra, emocionantes sorpresas a un publico de adeptos, que o por medio de las radios libres o por el continuo intercambio de K7 por correos, eran cada vez mas fervientes.



Pero a partir de la fase de estos grupos que os he mencionado y de otros por el estilo, el punk adquirió dos uniformes, el de como vestir (con cruzada, con tachuelas y botas) y el de como sonar( distorsionado y enfadado y el cuatriple de mas rápido que los Ramones).



Y todo esto viene para mencionar la impresión que me causó escuchar por primera vez el tema de Ayatollah de los Siniestro Total.



¡Eso era actitud punk! y digo esto porque la letra en cuestión, aparte del hecho de que German Copinni al cantar lo hacia al modo de Johnny Rotten con ese tono de cinismo y cantando mal expresamente, la letra en si resultaba de una osadía increíble, pues tenia una total ironía, además de ser una total critica a un régimen totalitario en estado vigente en aquel mismo momento, al mismo tiempo que era una total y atrevida burla de semejante dictadura y sus atroces castigos corporales publicos.



Estaba hecha con una gracia total e una total inspiración, y era totalmente ilustrativa de un hecho trascendental, así como inductora, por su frescura empatica, a la actitud vital de la punkitud, y era una osadía total toda ella, era muy muy punk.......



Además de que en una de sus estrofas, el hecho de negar su gusto por la rumba y el jazz, admitían sutilmente que lo único que les gustaba era el punk, puesto que rumba y jazz era la música que regía la vanguardia intelectual, en la faceta justo anterior al punk en las capitales de Spain.



German Coppini tuvo a bien de enviarnos una postal a los Ultimo Resorte diciéndonos que le molabamos mucho.

Nosotros no le contestamos al parecer, pues si no recuerdo mal, en aquellos tiempos la correspondencia me desbordaba por aquel entonces de sobremanera, sobretodo la que me llegaba en ingles y de la que yo no me enteraba ni papa.

Y de pronto me bloquee y asumí la actitud de no contestar a nadie, y esto fue una cosa que la sufrí muchisimo, pues resultaba terriblemente contradictorio, “ser famoso y no contestar a la multitud de correspondencia”, era una cosa que me hacia sentir terriblemente mal y culpable, pero yo me veía incapaz de contestar ciertas cuestiones, que seguro que tal como las contestaba, acabaría por defraudar a alguien mas, y acabaría habiendo alguien mas que me odiase, y ese era mi miedo, analizarlo como queráis, pero era así.

Yo me sentía incapaz de expresar mi libre pensamiento por temor a la constante reprobación y repulsa de los demás.

Así que aquí os dejo con la letra de Ayatollah de Siniestro Total, para que podáis valorar su certera vigencia aún en la actualidad.




AYATOLLAH DE SINIESTRO TOTAL

Puedes llevarme al Irán
y presentarme al Imán
pasearme por Teherán
y mandarme al frente de Iraq
puedes colgarme de los pies
y fusilarme también
cortarme las manos sin piedad
y llevarte a mi chica ye-yé

Ayatollah, no me toques la pirola
Ayatollah, no me toques la pirola
Ayatollah, no me toques la pirola más...

Sabes que no soy el Sha
pero en el nombre de Alá
te lo pido una vez más
no me toques la pirola jamás
en el desierto me verás
bailando el cha-cha-chá
soy un enemigo de Alá
no me gusta la rumba ni el jazz.

Ayatollah, no me toques la pirola
Ayatollah, no me toques la pirola
Ayatollah, no me toques la pirola más...

Sólo vine a comprar pan
a mí todo me sale mal
sólo vine a comprar pan
y me enseñasteis el Corán
en el desierto me verás
bailando el cha-cha-chá
soy un enemigo de Alá
no me gusta la rumba ni el jazz.

Ayatollah, no me toques la pirola
Ayatollah, no me toques la pirola
Ayatollah, no me toques la pirola más...

¡Ayatollah, mola!

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,
;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;
A continuacion os adjunto un texto encontrado en la red, que refiere bien los hechos acontecidos desde el golpe de estado del Ayatollah Khomeini en los setenta, hasta el dia de hoy......


TEXTO DE María Guisela Masarik

A 20 años del triunfo de la revolución islámica


El ayatollah Khomeini barrió con la monarquía en Irán


Si es cierto, como escribió Jorge Luis Borges en "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius", que "en una noche del Islam que se llama la Noche de todas las Noches se abren de par en par las secretas puertas del cielo, y es más dulce el agua de los cántaros", para el ayatollah Khomeini seguramente haya sido la del 11 de febrero de 1979.

Para una parte de los 1300 millones de adeptos al Islam en todo el mundo, probablemente también, ya que pocos días antes, en un avión de Air France proveniente de París, llegó a Teherán un hombre de mediana altura, barba blanca y un turbante tan negro como sus ojos de mirada terrible, que de inmediato taladraron el paisaje seco del aeropuerto.

Una enorme expectativa rodeaba esta llegada: además de un comité de recepción formado por la oposición al régimen iraní, miles de personas aguardaban al borde de la pista y del delirio, esperanzados en que con la vuelta al país del guía espiritual Ruhollah Mussavi-Khomeini -el ayatollah Khomeini-, tras 14 años de exilio, también regresara el orden.

Y por cierto que el ayatollah traía un gran cambio al agotado gobierno del sha Mohammad Reza Pahlevi: además de un chaleco antibalas que lo ceñía tan fuerte como un corset, Khomeini traía in péctore la idea de aniquilar hasta el último indicio de occidentalización. Traía a Persia la Revolución Islámica, que dejó atrás 25 siglos de monarquía.

Alfombra de claveles

Khomeini, de 77 años, llegaba a un país con unos 50 millones de habitantes de mayoría persa, azerí, kurda y árabe que desde 1908 -año en que descubrió petróleo, administrado por Gran Bretaña- notaba una creciente presencia extranjera.

Ya en 1925 el sha Reza Khan había operado un golpe de Estado contra un presidente que buscó estatizar la explotación petrolera. En 1967 lo sucedió en el trono del Pavo Real su hijo Mohammad Reza Pahlevi, que prosiguió su política con ayuda norteamericana, combinando políticas de Estado occidentales con un despotismo stalinista.

Pero su programa de modernización fue demasiado ambicioso para un pueblo con raíces tradicionales profundas, amén de la corrupción que engendró. Comenzaron las protestas de grupos religiosos, las huelgas, la represión y los asesinatos. Desde su exilio en Neauphle-le-Chateau (al oeste de París), Khomeini dirigía a la oposición.

Vano fue el intento del sha por llegar a un acuerdo con los rebeldes. El 16 de enero, mientras una multitud pedía su cabeza, escapó a El Cairo. El poder, o lo que quedaba de él, fue transferido al primer ministro, Chapur Bakhtiar.

El triunfo y la teocracia

Khomeini apuró los trámites. Apenas llegado al país, el clero chiita organizó más manifestaciones. Viendo lo inútil de un enfrentamiento, al poco tiempo hasta el ejército se declaró neutral y el 11 de febrero, con la huida de Bakhtiar, la radio anunció el triunfo de la Revolución.

Bajo su influencia, Irán dio un giro opuesto a la política occidentalizante del sha. Instaló una férrea teocracia cuyos pilares fueron una economía nacionalista y una agresiva política exterior, sobre todo contra el "Gran Satán" norteamericano.

La ofensiva comenzó ese mismo año con la toma de la embajada norteamericana en Teherán, con 52 rehenes que fueron liberados dos años más tarde. El gesto detonó la ruptura de lazos entre ambos países, aún no restablecidos. También hubo una guerra encarnizada contra Irak, cuando Saddam Hussein intentó apoderarse de la provincia de Kuzhistán.

Además del Irangate (en 1986, cuando se acusó al gobierno de Ronald Reagan de vender armas a Irán), Khomeini ganó puntos de fama al firmar su resonante decreto religioso: la fatwa contra el escritor indio Salman Rushdie -por blasfemar contra el Corán en su libro "Los versos satánicos"-, de la que este domingo se cumplirán 10 años.

La sucesión

Entre los cambios más importantes registrados en el país se cuentan la vuelta atrás en la liberalización económica y, más relevante aún, el embargo comercial y financiero establecido por Bill Clinton, en abierta acusación de que Irán apoya al terrorismo mundial.

También las leyes penales sufrieron cambios considerables al instituirse la pena de muerte, cárcel y flagelación por delitos antes contemplados por el derecho común.

Varios presidentes se sucedieron bajo la guía de Khomeini, en una lucha ininterrumpida entre reformistas y ortodoxos. Y a su muerte, en 1989, lo sucedió como ayatollah un "halcón", Alí Khamenei, que no pareció muy abierto al cambio.

Hoy, el panorama económico, intoxicado de inflación y desempleo, empeora a medida que sigue cayendo el precio del petróleo.

Atmósfera suavizada

Sin embargo, en mayo de 1997 las cosas parecieron suavizarse con el arrasador triunfo en las elecciones presidenciales del moderado Mohammed Khatami (69%), ex ministro de Cultura, apoyado sobre todo por el voto femenino y el de los jóvenes.

Su victoria tradujo la profunda necesidad de cambio de una de las poblaciones más jóvenes del mundo, que casi no vivió la Revolución del 79, y a la que la globalización no le es indiferente.

Hace un año, desde la pantalla de la CNN, Khatami llamó al diálogo al pueblo norteamericano, al tiempo que normalizó sus relaciones con Londres. En estos días, trata desesperadamente de desmentir acusaciones de los Estados Unidos e Israel que lo vinculan con ayuda nuclear y misilística rusa, mientras planea un visita al Papa y estudia alguna solución para Rushdie.

Pero camina por un borde muy filoso, entre el tradicionalismo y la irreversible modernización, por lo que su intento por mostrar que hace bien las cosas genera agudos contrastes en el Irán de hoy.

Mientras en las cabezas femeninas el pañuelo sigue siendo de rigor, la actuación de la mujer en política aumenta y nadie descarta una presidenta en el futuro. Y mientras los sectores religiosos critican la dudosa moral de Internet, se abren en Teherán los primeros cybercafés.

Otro ejemplo de esta atmósfera más relajada es que la semana próxima se realizará el primer festival de música pop en la historia iraní: Khomeini lo había prohibido por considerar la música -menos la tradicional y la clásica- "el opio del pueblo".

En tanto, el fervor religioso sigue vigente y puede -como en estos 10 días- convocar a 2000 manifestaciones, pero no se compara con la alegría de haber clasificado para el Mundial 98 (después de 20 años) y, menos aún, con haberle ganado a Estados Unidos por 2 a 0.

Y vuelve a contrastar con la reciente ola de asesinatos a escritores iraníes que recordó al mundo que la rigidez y el extremismo no desaparecieron. Al igual que los colosales retratos, obligatorios en cada hotel del país, en los que Khomeini no deja de mirar fijo, con sus insondables ojos negros.

María Guisela Masarik

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Cuenta tu mismo tu historia

No dejes que la historia del "Punk Barcelonés" quede sin contar...

o que sea contada para...
fines lucrativos por algún medio oportunista-comercial...

Apoya "La Escena Catalana" desde el futuro de los 2000

No dejes que otros cuenten tu historia por ti

Cuenta que pasó en realidad

Cuentalo TU

1 comentario:

el agus dijo...

Siniestro Total fue uno de los grupos que me marcaron en la adolescencia por tener ACTITUD.
Recuerdo además, que los primeros discos que compré, tanto en formato LP com single, fueron de ellos. El "Cuando se come aquí?" y el "Me pica un huevo/Sexo chungo" que todavía conservo con mucho cariño. Comprados en la extinta Discoplay de la Gran Vía...
Rula por la red una maqueta casera de su grupo seminal "Mª Cruz Soriano y los que afinan su piano", con cuatro cortes, si no recuerdo mal, que aunque su sonido no sea bueno, refleja lo que el grupo quería. Recomendable.
A partir del "Menos mal que nos queda Portugal, el grupo giró 180 grados para enrolarse en otros sonidos... recordemos que varios de sus integrantes tenían o estudiaban la carrera de solfeo.
Sin Coppini, para mí, dejaron de ser Siniestro Total...
Nota: Sabías que Julián Hdez. (de Siniestro) fue miembro fundador de Def Con Dos...
Besos
El Agus