sábado, 2 de junio de 2007

Habla Bego de las Vulpess


Fotico de Mamen y Bego y un señor que pasaba por ahí...

Texto enviado por Loles

Este artículo lo escribió Bego en un periódico de aquí sobre nosotras, a mí me moló un monton, te lo pongo para ver si te gusta.

Una manipulación ‘obscena’
------------------------
Texto de Begoña Astigarraga
Corría el 82, después de cuarenta años de dictadura franquista y siete años de gobierno de UCD en la transición, el PSOE ganaba las elecciones generales. Hasta aquí el simple dato histórico, pero ese año, también está vinculado con una pequeña historia que probablemente nunca se hubiera conocido más allá del ambiente local bilbaíno o, a lo más, de los locales de ambiente de Euskadi. Pero esa pequeña historia, la de cuatro chavalas adolescentes que nos empeñábamos en hacer lo que sólo les estaba permitido a los chicos, tuvo la suerte o la desgracia de traspasar las paredes de nuestro local y viajar a través de las 625 líneas. Un sábado por la mañana de abril de 1983, unas imágenes alcanzaban los hogares de jovencitas y jovencitos, que recién desayunados o aún con la magdalena en la leche, pudieron contemplar atónitos en sus pantallas de televisión a cuatro chicas con pelos de colores y pantys rotos que cantaban “Me gusta ser una zorra”. Puede que los niños que veían la tele a esas horas ya hubieran desviado la atención hacia otro quehacer, porque los grupos nóveles que salían en el programa ‘Caja de Ritmos’, interesaban más a los jóvenes que a los niños. Pero no fueron esos jóvenes quienes se escandalizaron, más bien, se divirtieron con algo inusual y espontáneo frente a sus pantallas. El episodio no tuvo ninguna trascendencia inmediata.
El domingo por la mañana ni un solo periódico o emisora de radio mencionaba nada sobre cuatro chicas punk en TV. Tampoco al día siguiente, ni al otro, ni en el suplemento de la semana siguiente, nada…Y de pronto, diez días después, ni más ni menos que uno de los periódicos de más tirada (a la derecha) en el Estado español lleva a ¡primera página! un titular de lo más sensacionalista: “Una canción obscena, nuevo escándalo en TV”.
Al menos dos cosas sorprenden de este caso. La primera es que resulta poco habitual que un tema, que bien podría haber sido material para las páginas de cultura, o de espectáculos, o incluso para ese espacio que las revistas titulan ¡Para gritar!, ¡Para llorar!, ¡Para reír!, ocupe una portada en ABC. Precisamente en un momento en que el panorama político y social español estaba en ebullición. En segundo lugar, publicar en primera página un ‘escandalo’ semejante diez días después de ocurrido el suceso no casa con la inmediatez de un medio de comunicación.
La clave está en la manipulación que la derecha supo dirigir a partir de las voces escandalizadas que partieron de sus propias bases. Nosotras nos convertimos en la herramienta que puso en marcha la maquinaria mediática. En pocos meses ¡la TV pública gestionada por los socialistas se había convertido en un pozo de inmoralidad¡
No, no fueron los jóvenes quienes se escandalizaron, fueron los integristas de la moral, que se encargaron de publicar la letra íntegra para que se contagiara entre sus lectores. Tras la emisión del programa todo se fue cociendo en la trastienda hasta que se convirtió en titular. A partir de ahí, se creó una comisión por una televisión digna. La Fiscalía General del Estado dictó una querella criminal por “ofender el pudor y las buenas costumbres”contra el programa, la autora de la letra y la intérprete de la canción. ‘Caja de ritmos’ dejó de emitirse y su director, Carlos Tena, dimitió.
El ABC no escatimó espacio en sus páginas para los artículos de importantes firmas hablando sobre la moralidad española y contra el contenido ‘pornográfico’ de la canción.
Ese torbellino mediático fue el que nos catapultó dentro del sistema del que nosotras renegábamos. Nos perjudicó pero nos convirtió en mito. Resistimos con rabia a la manipulación y mostramos el dedo corazón ante muchas narices, pero esa pelea nos dejó desorientadas y agotadas. Pasábamos por los escenarios como heroínas ante los muchos que nos comprendían y nos seguían, como ‘perdidas’ para quienes nos criticaban, y como una morbosa curiosidad para quienes acudían a presenciar un fenómeno mediático esperando un espectáculo que alimentara su lujuria. Sí, de eso hubo mucho por los pueblos de España. Pero sobre todo, fuimos la vanguardia de algo que estaba por llegar con mucha fuerza, y fuimos la vanguardia con cara y orgullo de mujer. Nos fuimos cuando ya no queríamos estar, volvimos fugazmente para reivindicar nuestro el fruto del pasado y decir adiós. Sin embargo, nos hemos quedado para siempre.


-------------------------------------------------------------------
Cuenta tu mismo tu historia
No dejes que la historia del "Punk Barcelonés" quede sin contar...
Apoya "La Escena Catalana" desde el futuro de los 2000
No dejes que otros cuenten tu historia por ti
Cuenta que pasó en realidad
Cuentalo TU

No hay comentarios: